Fuerza Popular pone en peligro la democracia y la separación de poderes

En los últimos días y semanas, desde la Bancada NUEVO PERU hemos sido testigos de diversas iniciativas de parlamentarios y de la bancada de Fuerza Popular en el Congreso de la República, destinados a iniciar procesos de investigación, denuncia, y/o de acusaciones constitucionales, contra miembros y representantes de diversos organismos autónomos del Estado. Particularmente, la aprobación de investigación de la Comisión Permanente contra cuatro magistrados del TC y la más reciente denuncia contra el Fiscal de la Nación, Pablo Sánchez.

Estas acciones intimidatorias sustentadas en una supuesta “lucha contra la corrupción” y la interpretación de dispositivos constitucionales (art. 90 y 100) y del Reglamento del Congreso (art. 89), reflejan no solamente un intento de amedrentamiento contra los titulares de esos organismos constitucionalmente autónomos, sino una forma de relacionamiento con los otros órganos y Poderes del Estado basados en la aplastante mayoría que esta fuerza política tiene desde el Congreso de la República. Mediante tales acciones arbitrarias y unilaterales, Fuerza Popular pretende hacer que estas instituciones se comporten particularmente en relación a procesos jurisdiccionales o de investigación penal, que atentan contra sus intereses y los de sus representantes.

Curiosamente, se impulsan estas acciones de supuesta “fiscalización”, en circunstancias que la principal líder de esta fuerza política, Sra. Keiko Fujimori, afronta justificadas investigaciones por parte del Ministerio Público por lavado de activos, en aplicación de la Ley 30077 contra el Crimen Organizado, por sus posibles vinculaciones con sendos casos de mega corrupción como es el caso ODEBRECHT.

Tales acciones arbitrarias de Fuerza Popular nos exigen recordar a la opinión pública los hechos ocurridos en los años 90, cuando el régimen dictatorial de Alberto Fujimori – y su socio Vladimiro Montesinos – copó, influyó e intervino autoritariamente en los mismos órganos del Estado, desde el Ministerio Público, la composición y funcionamiento del Poder Judicial, el trabajo de control constitucional del Tribunal Constitucional, entre los más importantes, es deplorable que ahora pretendan reeditar estas cuestionables acciones que todos los peruanos creíamos habían quedado en el pasado.

 

BANCADA NUEVO PERU

 

Lima, 06 de noviembre del 2017