No a la campaña de negacionismo y acusaciones de terrorismo a voces opositoras

Ante la campaña de acoso y persecución, que señala como “terroristas” a líderes políticos y sociales críticos al actual régimen, desatada las últimas semanas por el fujimorismo fuerzas conservadoras y reaccionarias, el Nuevo Perú señala lo siguiente.

 

  • Rechazamos la arremetida represiva y negacionista emprendida por el fujimorismo, sectores militares y empresariales, con la amplificación y aval de los grandes medios de comunicación, que busca deslegitimar toda voz diferente a sus intereses, calificándola de “terrorista”. Esta campaña tiene como objetivo principal acallar toda voz que se oponga al modelo político y económico corrupto y decadente que siguen imponiendo, empobreciendo a las mayorías mientras los lobbys se llenan de dinero con nuestros recursos. En el Congreso, el Fujimorismo y sus aliados de turno ataca y “terruquea” al Nuevo Perú y al Frente Amplio y a nivel social, señalan y estigmatizan a líderes sociales con argumentos deleznables como lo planteado por el gerente de la Southern de que la población del Valle del Tambo es “genéticamente terrorista”. Rechazamos este permanente hostigamiento y advertimos que no nos callaran, seguiremos denunciando la corrupción enquistada en la política y a las mafias atornilladas en el poder que nuevamente buscan su impunidad.

 

  • Nos solidarizamos con todas las víctimas del conflicto armado que vivió nuestro país entre 1980 y el 2000 desencadenado por los grupos terroristas de Sendero Luminoso y el MRTA y fue respondido por el Estado a través de las fuerzas armadas y policiales. Como Nuevo Perú deslindamos con el terrorismo y condenamos los crímenes atroces cometidos por los grupos terroristas, exigiendo sanción para ello. Al mismo tiempo, condenamos y exigimos sanción para los graves crímenes cometidos por sectores de las fuerzas armadas y policiales que en determinados momentos y lugares violentaron derechos humanos con la complicidad de sectores políticos y empresariales. El fujimorismo y sus aliados buscan negar lo que esta judicialmente probado, niegan que miles de peruanos fueron detenidos, torturados, y hasta desaparecidos, por ejemplo, en los hornos del Cuartel Los Cabitos de Ayacucho y en el Pentagonito. Los ataques al Lugar de la Memoria, las críticas a la Comisión de la Verdad, la estigmatización a los “hijos de” revelan este afán de reescribir la historia. Para que estos hechos nunca más se repitan necesitamos conocer la verdad, que se haga justicia y fortalecer una memoria de respeto a todas las víctimas.

 

  • Nos reafirmamos en nuestro compromiso por construir un país con democracia, dignidad y bienestar para todos y todas, donde prevalezca la justicia y el reconocimiento mutuo en condiciones de igualdad. Hoy los partidos involucrados en graves crímenes de lesa humanidad y violaciones a los derechos humanos, los mismos que se enriquecieron de la corrupción de Odebretch y otras empresas quieren perpetuarse en el poder. Para lograr su objetivo, acusan de terroristas a quienes difieren de sus intereses e instalan mecanismos excluyentes que impiden la libre competencia electoral. Es urgente una profunda reforma del sistema político que incluya nuevas reglas de juego que permitan la participación de nuevas agrupaciones y liderazgos. Frente a la criminalización de la protesta social, el permanente “terruqueo” y las arremetidas negacionistas, seguiremos trabajando por construir una alternativa política de poder para nuestro pueblo y con nuestro pueblo. Vamos con esperanza a construir un nuevo Perú, diverso y profundamente democrático.

 

Nuevo Perú