Para un Gobierno y un Congreso de la gente y para la gente

Tras la salida de PPK, desde el Nuevo Perú afirmamos que, para superar esta crisis generalizada y estructural, el gobierno de Vizcarra tenía la tarea histórica de iniciar una transición hacia una democracia de y para la gente con reformas profundas y urgentes. No se trata, pues, de un caso aislado sino de una corrupción generalizada en la clase política y empresarial, promovida por las reglas de juego electorales y un sistema consagrado en la Constitución del 93 que ha permitido el secuestro de nuestra democracia por parte del poder económico.

 

Le planteamos, entonces, al Sr. Vizcarra y al país, la necesidad de enfrentar decididamente la corrupción, cambiando los mecanismos que la facilitan e institucionalizan, de reactivar la economía de la gente y de promover una reforma electoral integral para poner fin a la penetración del dinero ilícito en la política y cerrarle el paso a los corruptos, lobistas y narcos.

 

Sin embargo, el Sr. Vizcarra ha preferido simplemente “voltear la página” como si la crisis política no existiera. Ha optado por el continuismo económico pretendiendo enfrentar la baja recaudación tributaria afectando a las familias peruanas antes que cobrar las millonarias exoneraciones a las grandes empresas. Ha pretendido una “gobernabilidad” en las alturas dándole concesiones a un fujimorismo cada vez más arrebatado que ha hecho del Congreso su chacra, caja chica y agencia de empleo, y que protege a congresistas vinculados con el narcotráfico y la corrupción.

 

Con un gobierno débil y sin rumbo y una mayoría parlamentaria más preocupada por sus gollerías y su impunidad, nuestras instituciones se debilitan y pierden legitimidad ante la ciudadanía. Con justa razón, miles de peruanas y peruanos se han movilizado en las últimas semanas expresando su repudio a esta política y a estas prácticas. Desde el Nuevo Perú adherimos a la aspiración de cambio de la gente, respaldamos las movilizaciones que se han llevado a cabo de manera pacífica y las que se preparan en las próximas semanas.

 

Esta situación no da más. Pero esta crisis no se resolverá con salidas facilistas o autoritarias, requiere una salida profundamente democrática en manos del pueblo soberano: NUEVAS ELECCIONES CON NUEVAS REGLAS. Si no se cambian las reglas electorales previamente tendremos que elegir entre los mismos de siempre, los que han generado esta crisis, y nuevamente se impondrán como siempre los que más dinero tienen o lo reciben de sus financistas (grandes empresas, narcotráfico, actividades ilegales, etc.). Necesitamos una reforma electoral para abrir y renovar la política a nuevas voces y sectores hoy excluidos, cerrando el paso al dinero sucio, al narcotráfico y a los lobistas que luego cobran el favor con obras a dedo o leyes a medida.

 

Es tiempo de recuperar nuestro Estado y nuestra Democracia para la gente y avanzar hacia un diálogo nacional que encamine un nuevo pacto entre peruanos, sobre la base de la soberanía, la justicia y la igualdad, consagrado en una nueva Constitución para un Nuevo Perú.

 

 

¡Nuevas elecciones con nuevas reglas!

¡Nueva Constitución para un Nuevo Perú!

 

MOIMIENTO NUEVO PERÚ

7 de junio 2018