El referéndum va

HACIA UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

 

Transcurridos 40 días desde que el Presidente presentó las propuestas de reforma al Congreso, el Fujialanismo ha demostrado, una vez más, que está más preocupado en mantener sus redes de poder para blindarse y hacer sus negociazos que en impulsar los cambios urgentes. Por ello, saludamos que el Presidente haya planteado Cuestión de Confianza en torno al referéndum y creemos que debe mantenerse firme y, de ser necesario, cerrar el Congreso y convocar a nuevas elecciones. Por nuestra parte, respaldaremos la reforma del CNM, la eliminación de todo tipo de reelección, la bicameralidad sin mayor gasto y con una representación más cercana a los territorios y la gente (dejando el número de representantes y los mecanismos de elección para una ley posterior) y una mayor transparencia y fiscalización a los partidos políticos.

 

Sin embargo, debemos reiterar que, si bien las reformas planteadas por el Ejecutivo constituyen un primer paso, son insuficientes. Poco efecto tendrá establecer la no reelección o la bicameralidad, por ejemplo, si permitimos que corruptos, lobistas y personas vinculadas con el narcotráfico sigan en política. Para evitarlo, se debería no solo renovar candidaturas sino partidos políticos, restringir la inmunidad parlamentaria, establecer como delito recibir financiamiento de fuente ilícita, o prohibir la contratación privada de publicidad electoral en medios de comunicación porque ahí es donde se va la mayor parte del dinero sucio, entre otros cambios.

 

La crisis que vivimos evidencia que no podemos seguir poniendo parches a la Constitución fujimorista, la misma que ha permitido que el poder del dinero secuestre la democracia y la justicia. Necesitamos un cambio integral, un nuevo pacto entre peruanos para dejar atrás el entreguismo y la corrupción. Debemos abrir un gran diálogo y movilización nacional para impulsar una Asamblea Constituyente que garantice los cambios de fondo que nuestro país necesita, sobre la base de la soberanía, la justicia, la solidaridad y la democracia.

 

Entretanto, no podemos permitir que los grupos de poder económico sigan haciendo sus negociazos a costa de nuestros recursos y derechos, por ello, emplazamos al Presidente a rechazar la nueva ley de hidrocarburos que remata nuestros recursos reduciendo las regalías a porcentajes irrisorios y limita la consulta previa y la fiscalización ambiental poniendo en riesgo nuestro mar y nuestros bosques. Asimismo, denunciamos que el Presidente Vizcarra sigue a pie juntillas la política económica de PPK y sus predecesores, generando la drástica caída del empleo y de los ingresos de las familias peruanas, al mismo tiempo que mantiene – ¿a pedido de la Señora K? – las millonarias exoneraciones tributarias a grandes empresas que hoy deberían recuperarse para generar empleo en sectores productivos y de servicios y para mejorar la salud y la educación.

 

Junto a la ciudadanía, a las y los jóvenes, mujeres, trabajadores, pueblos indígenas, organizaciones sociales y políticas democráticas estaremos vigilantes y movilizados para garantizar que todas las investigaciones contra los corruptos lleguen hasta el final, para que el referéndum se lleve a cabo y para avanzar hacia una Nueva Constitución desde la gente y para la gente.

 

Movimiento Nuevo Perú

17 de setiembre 2018