Nuevo Perú: Este Congreso no garantiza las reformas que el Perú necesita

El miércoles 5 de junio, tras dos días de debate, la bancada Nuevo Perú votó EN CONTRA de otorgar la Cuestión de Confianza planteada por el Ejecutivo, como ya lo había anunciado desde el día en que el presidente Vizcarra la anunció en un mensaje a la nación. El voto estuvo basado en la convicción de que el Fujimorismo, que aún controla irregularmente este Congreso, no cambiaría su actitud de blindaje a corruptos y bloqueo de reformas, por lo que la única salida posible es la disolución constitucional de este parlamento. Así el pueblo podría tener nuevamente la posibilidad de elegir una mejor representación.

 

En conferencia de prensa, el vocero de la bancada, congresista Richard Arce, destacó que la mayoría de este Congreso “le habrá dado un voto de confianza al gobierno, pero no le ha dado confianza a la ciudadanía”. El representante de Apurimac dijo que este Congreso no tiene la capacidad de hacer una verdadera reforma política y así lo dejó claro en el debate, donde los principales referentes del fujiaprismo mostraron su rechazo a la reforma. “La votación ha sido solo para proteger su curul. El país lo que quiere es el cierre del Congreso”.

 

La congresista Marisa Glave afirmó que lo que consagró el fujimorismo con su votación fue un “Pacto de cinismo”, ya que seguirán bloqueando, como lo han hecho sistemáticamente, todas las reformas. “Estaremos alertas a que este parlamento cumpla con su palabra” aseveró, mostrando su desconfianza con la mayoría fujiaprista.

 

Frente a esta situación, los parlamentarios del Nuevo Perú ratificaron que seguirán luchando contra la impunidad en el Congreso, por lo que consideraron urgente que se limite la inmunidad, debate que el fujiaprismo ha evitado. Además, a través del vocero, exigieron que se retome el caso de la acusación a Pedro Chávarry. “Hacerlo sería una muestra de coherencia con la votación que han tenido, sería un ejemplo de rechazo a los blindajes que han causado tanto desprestigio”.