Categoría: uncagtegorized

Para seguir luchando por trabajo y pensiones dignas

Los trabajadores, peruanos y peruanas, sufrimos desde hace décadas una explotación económica feroz, producto de la implementación autoritaria del neoliberalismo impuesto por la dictadura fujimorista que aplicó una de las más radicales reformas antilaborales de América Latina. Los representantes de gremios empresariales como Roque Benavides (CONFIEP), nos quieren sin derechos, sin contratos de trabajo, sin fiscalización laboral, y junto a sus representantes políticos a quienes financian, como es el caso del partido Fujimorista Fuerza Popular, proponen leyes para precarizar aún más el empleo, como la “ley de la esclavitud juvenil” de Rosa Bartra o consideran como la congresista Úrsula Letona que debe eliminarse el derecho a la reposición en caso de despidos injustificados.

 

Es de conocimiento el crecimiento de la pobreza monetaria en el país, es decir hoy son más los peruanos que no cuentan con ingresos suficientes para costear bienes y servicios mínimos esenciales (alimentación, salud, educación, transporte, etc). Ante dicha situación el actual presidente Vizcarra nos llama a estar “unidos”, mientras que las grandes empresas como Telefónica, Interbank, empresas extractivas, etc, siguen gozando de privilegiadas exoneraciones tributarias, dinero que no pagan al Estado y que bien serviría para costear servicios básicos como educación y salud de los trabajadores y sus familias.

Se anunció que en el 2017 el crecimiento del PBI fue en 2.5%, pero en el Perú el 50% de la PEA (7 millones de peruanos) es subempleada y desempleada; y también existen millones de peruanos trabajando en la informalidad sin derechos laborales, cobertura de salud y pensiones; millones de ellos, sin poder costear sus necesidades básicas, además existen más de 800 mil personas sin trabajo, y en su mayoría son jóvenes.

En ese contexto, en el sector público se anuncian recortes presupuestales, ello podría significar despidos de los trabajadores CAS, y las empresas siguen despidiendo impunemente a trabajadores que se afilian a sindicatos y exigen mediante la huelga la mejora de sus salarios y las condiciones de trabajo. Las empresas ganan pero no quieren redistribuir la riqueza que generan los trabajadores con su esfuerzo.

En esta situación crítica desde el Nuevo Perú exigimos:

  1. Es prioritario que se generen empleos dignos para los y las peruanas, asegurando financiamiento solidario en la salud y pensiones. Ello resultará de una mayor inversión pública en la construcción de carreteras, telecomunicaciones, infraestructura portuaria, colegios, hospitales, etc y la generación de industria diversificada.
  2. Debe intensificarse y fortalecerse la labor inspectiva a los empresarios y agilizarse los procesos judiciales laborales.
  3. Iniciar una reforma integral del empleo y la seguridad social que ponga la protección de la persona humana y su bienestar como prioridad, y una nueva constitución que garantice ello.

 

Con un pueblo trabajador organizado lo lograremos, un pueblo que apueste por la transformación de nuestro país y rescate a nuestra patria de las manos corruptas de los que hoy la dirigen.

Este 1 de mayo, los trabajadores tenemos más razones para seguir luchando, y desde el Nuevo Perú junto al pueblo trabajador reflexionamos sobre la situación de nuestros derechos, pero también celebramos los triunfos que a lo largo de la historia la clase trabajadora ha obtenido, como fue la conquista de la jornada de las 8 horas cuyo derecho costó inicialmente la vida de los trabajadores mártires de Chicago. Con su ejemplo de lucha y solidaridad, decimos:

¡Viva la clase trabajadora, única productora de excedentes económicos!

¡Viva el 1 de Mayo por derecho a trabajo y pensiones dignas!

¡Viva Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras!

 

Movimiento Nuevo Perú

Cambios urgentes hacia una democracia de la gente

Hoy que tras la salida de PPK los mismos de siempre quieren “voltear la página” rápidamente para que todo siga igual y puedan garantizar su impunidad y la continuidad de sus negociazos, es importante marcar este momento como una oportunidad histórica de empezar a recuperar el Perú. Para ello, el Movimiento Nuevo Perú plantea lo siguiente:

 

La salida de PPK es un paso importante en la lucha contra la impunidad y la corrupción, pero no resuelve el problema de fondo. No se trata solo de personas corruptas sino de un sistema que ha permitido y promovido la corrupción. Odebretch, OAS, el “Club de la construcción”, la “chanchita” de la CONFIEP, los “keikovideos”, son muestras de que las reglas de juego consagradas en la Constitución de Fujimori han hecho que nuestra democracia esté secuestrada por el poder del dinero y las mafias. Si no empezamos a cambiar estas reglas de juego vamos a repetir la misma historia con otros corruptos.

 

Hoy se abre una oportunidad histórica de iniciar los cambios urgentes que nos permitan tener una transición hacia una democracia de y para la gente. El Presidente Vizcarra tiene la oportunidad de elegir liderar esos cambios urgentes o ser mera continuidad del gobierno de PPK. Le planteamos a él y al país tres cambios urgentes:

 

  1. Reforma electoral para nuevas elecciones: Necesitamos nuevas reglas para nuevas elecciones de verdad para que sea el pueblo con su voto el que decida y no el poder del dinero. Eso implica, entre otros, prohibir el financiamiento de las empresas a los partidos, garantizar igualdad de condiciones y prohibir la contratación de publicidad electoral privada porque es a donde se va la mayor parte del financiamiento y para lo cual entra el dinero sucio en las campañas.

 

  1. Garantías de lucha contra la corrupción: Esta es la oportunidad de purgar la política y librarnos de los corruptos, por ello se debe garantizar la autonomía del Sistema de justicia y garantizar que todas las investigaciones lleguen hasta el final. Además, se deben revisar los contratos con las empresas involucradas en casos de corrupción, así como reformar el sistema de asociaciones público privadas para evitar nuevas corruptelas en las grandes inversiones.

 

  1. Un programa nacional de reactivación de la economía y el empleo: Se debe aumentar el gasto en salud y educación y la inversión pública descentralizada, garantizando una efectiva reconstrucción en las zonas afectadas por El Niño Costero. Se debe recuperar las millonarias exoneraciones tributarias a las grandes empresas y frenar el remate de los lotes de hidrocarburos que PPK pretendió cuando estaba a punto de dejar el cargo. Se debe reactivar la producción apoyando, por ejemplo, a los agricultores con planificación y asistencia técnica desde el MINAGRI, fomentando la productividad y asociatividad.

 

Estos cambios urgentes se deben hacer de cara a la ciudadanía porque los políticos y empresarios corruptos buscarán impedirlos. El enfrentamiento entre los dos bandos fujimoristas y las próximas declaraciones de Barata y otros colaboradores en el caso Lavajato harán de este Congreso –con honrosas excepciones- un espacio cada vez menos legitimado para resolver los problemas del país. Los cambios urgentes deben hacerse con la gente.

 

Desde el Nuevo Perú seguiremos trabajando para construir una sólida alternativa de gobierno y un nuevo pacto entre peruanos consagrado en una nueva Constitución para una democracia de la gente, con derechos para todas y todos, soberanía, armonía con la naturaleza, justicia e igualdad.

 

26 de marzo 2018

MOVIMIENTO NUEVO PERÚ