Categoría: Uncategorized

Alan García no es un perseguido político y debe responder ante la justicia peruana

Alan García entró a la Embajada de la República Oriental del Uruguay en Lima el sábado 17 de noviembre y solicitó asilo aduciendo una persecución política en su contra. Advertimos a la opinión pública y a la comunidad internacional que esta pretensión no tiene asidero. Horas antes de solicitar asilo el propio García se allanó públicamente a las investigaciones del sistema de justicia y declaró que se quedaría en el Perú. Aquellos dichos desbaratan su nueva tesis de la persecución. Lo que habría suscitado este súbito cambio de actitud sería la decisión de su exviceministro, Jorge Cuba, de acogerse a la colaboración eficaz, lo cual probaría que no es una persecución política lo que teme García sino la delación de sus excolaboradores.

 

Las investigaciones en curso que involucran al Sr. García no tienen que ver con sus ideas políticas sino con delitos de corrupción relacionados al incremento injustificado de su patrimonio, al financiamiento irregular de su campaña presidencial y al otorgamiento irregular del proyecto Metro de Lima en su segundo mandato (2006-2011) donde se habría incurrido en colusión agravada y lavado de activos. El Sr. García habría recibido coimas bajo la modalidad de pagos por conferencias internacionales que provendrían de la Caja 2 de Odebrecht. Es en el marco de esta última investigación que se le ha dictado impedimento de salida del país por 18 meses.

 

Esta no es la primera vez que García pretende evadir sus responsabilidades con la justicia peruana. Luego de su primer mandato esperó fuera del país la prescripción de los delitos que se le imputaban y, más recientemente, evitó -con una acción de amparo- que un informe del Parlamento sobre otorgamiento ilegal de indultos a narcotraficantes pudiera ser acogido por la Fiscalía para abrir una investigación.

 

Por otro lado, es importante remarcar que son varios los ex presidentes, ex candidatos y líderes políticos procesados por corrupción en torno a obras de infraestructura sobrevaloradas y pago de coimas por parte de empresas constructoras como Odebrecht. En este contexto, y con una vigilancia ciudadana permanente, el sistema de justicia ha empezado a investigar a quienes siempre fueron intocables, generando la esperanza de que la Justicia por fin se abra paso.

 

Los peruanos seguiremos exigiendo que todas las investigaciones lleguen hasta el final respetando el debido proceso y la separación de poderes.

 

Confiamos en que el Gobierno uruguayo no otorgará asilo a quien debe responder por delitos de corrupción en el Perú.Llamamos a las autoridades y al pueblo de Uruguay, así como a la comunidad internacional, a respaldar esta lucha contra la corrupción y la impunidad, en defensa de la justicia y la democracia.

 

19 de noviembre 2018

 

Movimiento Nuevo Perú

Solidaridad con el pueblo de Brasil ¡El odio no pasará!

El Movimiento Nuevo Perú expresa su preocupación por la situación política en Brasil ad portas de la segunda vuelta electoral para la Presidencia de la República donde el candidato de la ultra derecha, Jair Bolsonaro, lidera las encuestas. Este candidato, utilizando tácticas fascistas, azuza el autoritarismo y la violencia como vía para resolver los problemas, levantando además un programa que privilegia los intereses de la oligarquía corrupta que ha gobernado por siglos el hermano país. Bolsonaro reivindica ataques contra las diferencias que incomodan su modelo de sociedad capitalista y patriarcal: los negros, los sin tierra, las mujeres, la población LGTBI, los trabajadores, los “rojos”.

 

Rechazamos los esfuerzos de la derecha latinoamericana por “normalizar” las acciones anti democráticas de Bolsonaro. Piñera en Chile, Macri en Argentina y otros personajes neoliberales, callan ante lo que ocurre en Brasil y quieren presentar al ex militar fascista como un político de “centro derecha”. Condenamos también al gobierno de Donald Trump, que, en su afán imperialista, ha socavado esfuerzos integradores de los países de América Latina e incentivando este tipo de personajes en nuestra región.

 

Si el candidato Jair Bolsonaro se impone en el voto de este domingo 28 de octubre, las consecuencias afectarán, no solo al pueblo brasileño, sino a Latinoamérica y al mundo. Los impactos de un gobierno de Bolsonaro serían fatales para la democracia y los procesos de integración en la región, ya que generaría el retroceso en materia de defensa de los derechos humanos, la protección medioambiental, los derechos de las mujeres, de las comunidades LGBTI y de los afro descendientes e indígenas.

 

Debemos estar alertas a los fascistas y mafiosos que emergen en toda Latinoamérica, organizando una férrea resistencia desde la política, la cultura, la movilización y la vida cotidiana. Es importante también reflexionar sobre las responsabilidades de las fuerzas progresistas en este avance reaccionario, pues no pudieron desembarazarse de los vicios de la tecnocracia y las alianzas con poderes económicos corruptos, demostrando su incapacidad para canalizar y representar óptimamente las nuevas demandas de la ciudadanía.

 

Desde el Nuevo Perú creemos que el pueblo brasileño puede detener el triunfo de Bolsonaro y llamamos a las fuerzas democráticas en el país y la región a pronunciarse y denunciar el peligro que este candidato representa. Reafirmamos nuestra solidaridad con la organización popular y ciudadana que, esperamos, sabrá asimilar las lecciones de la historia y, con la fuerza de la esperanza, frenará cualquier resurgimiento del fascismo.

 

 

Movimiento Nuevo Perú

23 de octubre del 2018

El Nuevo Perú en las elecciones locales y regionales 2018

Entre el 7 de octubre (primera vuelta) y la primera quincena de diciembre (segunda vuelta) elegiremos a nuestras autoridades distritales, provinciales y regionales.

 

Este proceso electoral se desarrolla en medio de una profunda crisis destapada por los casos “Lavajato” y “Lavajuez”, con denuncias sobre grupos políticos y redes mafiosas penetrando en la ONPE para inscribir sus partidos a cambio de favores o dinero, o influyendo en el propio JNE. Asimismo, la mayoría fujimorista en el Congreso limitó la capacidad fiscalizadora de la ONPE respecto al financiamiento de campañas e impidió que los partidos políticos se hagan responsables por las infracciones de sus candidatos. Además, se abrió la posibilidad de que los candidatos pudieran postular en localidades donde no residen con lo cual muchos de ellos le han sacado la vuelta a la no reelección, además de recurrir a sus parientes para que les cubran las espaldas postulando donde estuvieron antes.

 

Hemos visto, pues, cómo redes delictivas han encontrado en los gobiernos locales la cobertura y el aparato para robar, extorsionar y lavar dinero sucio. Esta grave crisis genera rechazo en la ciudadanía, desánimo frente a la campaña electoral e incrementa su desconfianza en las instituciones.

 

Desde el Nuevo Perú nos propusimos generar alianzas en los territorios con las fuerzas de izquierda, progresistas y democráticas para frenar el avance de las mafias y ofrecer alternativas comprometidas con un desarrollo local sostenible y con los derechos de la gente. Lamentablemente, el no contar con un registro electoral propio, así como la debilidad orgánica y la falta de madurez propias y de nuestros potenciales aliados, nos ha llevado a un escenario de dispersión y pérdida de perfil político que debemos asumir autocríticamente.

 

Existen algunos acuerdos puntuales que involucran a nuestros militantes en diversas listas, pero solo pudimos lograr acuerdos orgánicos para la Municipalidad metropolitana de Lima con Juntos por el Perú (JPP) y en la provincia de Huancavelica con Democracia Directa (DD). Llamamos a la militancia del Nuevo Perú a respaldar activamente estos esfuerzos.

 

Conscientes de la complejidad y los riesgos de este proceso electoral, saludamos a las fuerzas democráticas y del cambio que, a pesar de esto, están participando en este proceso como el PDR en Puno, MAS en Cajamarca, FIRME en Moquegua, MAS en San Martín, entre otras.

 

Nos reafirmamos en nuestro compromiso por construir un instrumento político amplio, plural, arraigado en los territorios, que permita construir poder y gobierno desde y para los pueblos.

 

 

MOVIMIENTO NUEVO PERÚ

21 de setiembre 2018

Ante la migración venezolana: Solidaridad y responsabilidad

Los últimos meses, debido a la grave crisis política, social y económica que atraviesa Venezuela, se ha acrecentado considerablemente el flujo de migrantes al Perú. A la fecha, cerca de cuatrocientos mil venezolanos y venezolanas han llegado a Lima y diversas ciudades del país. Se trata en su mayoría de pueblo trabajador que, más allá de cualquier consideración política, busca mejorar sus condiciones de vida y las de sus familias. Por ello, rechazamos las expresiones de xenofobia que buscan estigmatizar a los migrantes. Es la hora de la solidaridad y no del odio entre pueblos hermanos.

 

Sin embargo, el actual contexto de precarización laboral y desempleo en el Perú, ocasionado por políticas económicas neoliberales aplicadas por los últimos gobiernos, hace que buena parte de la ciudadanía, y especialmente los sectores que tienen que trabajar en condiciones laborales precarias, sienta ya el impacto de este contingente migratorio que ocupa puestos de trabajo y que, por su crítica situación, muchas veces está dispuesto a aceptar remuneraciones más bajas y condiciones que precarizan aún más la oferta laboral.

 

Se nos presenta, entonces, un nuevo desafío de convivencia que debemos asumir con responsabilidad. Le corresponde al Estado evitar escenarios de tensión social, tomando las medidas necesarias como por ejemplo:

 

  • Promover un acuerdo internacional para que la respuesta a la migración venezolana sea compartida de manera equitativa entre los países de la región. No puede ser que algunos países pongan restricciones y otros no, o que los EEUU, por ejemplo, que tienen una riqueza acumulada 185 veces mayor que la del Perú, acepten menos inmigrantes.
  • Implementar un conjunto de medidas económicas que permitan la generación de empleo en sectores como el agro, servicios y turismo.
  • Fiscalizar a las empresas que, aprovechando el ingreso de migrantes, bajan los salarios y precarizan aún más las condiciones de empleo de los trabajadores y trabajadoras.
  • Combatir a las mafias que lucran con la vulnerabilidad de las personas migrantes para beneficiarse del trabajo forzado y cometer delitos como la trata de personas y el abuso sexual.
  • Rechazar cualquier brote de xenofobia que aliente discursos de odio.

 

Al pueblo peruano, nos toca ser solidarios con los migrantes y con los peruanos que sufren la precarización laboral, y continuar organizándonos para lograr los cambios que el Perú necesita. Es momento de persistir en la lucha contra los corruptos e impulsar un nuevo pacto entre peruanos, una nueva Constitución que contemple un nuevo modelo económico a favor de las mayorías que garantice empleos productivos de calidad y asegure derechos sociales para todos y todas.

 

Movimiento Nuevo Perú

Lima, 29 de agosto del 2018

Justicia corrupta y machista: Peligro para las mujeres

Nuestro país afronta una de las peores crisis políticas y sociales desde el fin de la dictadura fujimorista, una crisis de régimen en la que las instituciones del Estado neoliberal pierden legitimidad evidenciando su captura por las mafias y el poder del dinero, afectando a su vez la vida de todas las personas.

El audio en el que el juez Hinostroza negocia la sentencia del violador de una niña y otras denuncias contra miembros del Consejo Nacional de la Magistratura y del Poder Judicial, evidencian como estos corruptos y machistas negocian con la vida de las niñas y las mujeres, trafican con sentencias que absuelven a violadores, dejan libres a los agresores, muestran como reina la impunidad en nuestro país y como se niega la justicia particularmente ensañándose con las mujeres.

A pesar de cientos de mujeres movilizadas y en las calles, de medios de comunicación más comprometidos contra la violencia hacia las mujeres y algunas tímidas medidas de parte del Gobierno, las mujeres siguen siendo asesinadas, habiéndose incrementado los feminicidios, las denuncias de abuso sexual, de violencia física sexual y psicológica en las cuales la gran mayoría de víctimas son menores de edad.

Se necesita con urgencia cambios de fondo para reducir estas cifras de terror, transformar y recuperar el Estado para que asuma un rol preponderante contra la violencia machista. Junto a ello, los medios de comunicación deben dejar de reforzar estereotipos machistas y la ciudadanía tiene que seguir movilizada. Por ello este 11 de agosto las mujeres nos volvemos a movilizar, por tercer año consecutivo para decir ¡Ni Una Menos!, exigiendo:

  • Una Reforma Integral del Sistema de Justicia con enfoque de género.
  • La revisión inmediata de todas las sentencias en materia de violencia de género, en particular las de violencia sexual, emitidas por la Sala que presidía el juez César Hinostroza Pariachi; y la destitución inmediata del Fiscal de la Nación Pedro Chávarry.
  • Aprobar presupuestos adecuados que permitan el efectivo cumplimiento de la Ley N° 30364 y el Plan Nacional contra la Violencia de Género.
  • Trabajo y bienestar para todas las mujeres, asegurando derechos laborales y sociales cambiando este modelo económico que enriquece a pocos y se sostiene principalmente en la explotación a las mujeres.
  • Garantizar autonomía sexual y reproductiva, libertad sexual, vida libre de violencia, igualdad y no discriminación, y el derecho de las mujeres en su diversidad y autoidentificación étnica, a decidir sobre nuestros cuerpos y la maternidad elegida.
  • Justicia y reparación para las mujeres que sufrieron violencia de género durante el conflicto armado de nuestro país.

 

Por justicia, por libertad, por nuestros derechos, por los de nuestras niñas y las futuras generaciones, porque anhelamos un Nuevo Perú libre de violencia machista, de impunidad y corrupción todas a las calles.

MOVIMIENTO NUEVO PERÚ

Marcha ¡Ni Una Menos!

Parque Washington Sábado 11 de agosto 2.00pm

Referéndum y Asamblea Constituyente con la gente

Los últimos meses nuestro país ha vivido diversos episodios de una crisis de gran magnitud. A las investigaciones del caso Odebretch, que revelaron cómo la corrupción incluía a los principales actores empresariales y políticos, le siguió el destape de los audios de la vergüenza evidenciando que la corrupción del Sistema de Justicia involucraba magistrados, políticos y empresarios mafiosos. Como Nuevo Perú lo afirmamos desde el inicio: la crisis es profunda y enfrentarla requiere involucrar a la ciudadanía impulsando reformas de fondo en temas cruciales como la lucha contra la corrupción, la reforma político electoral y el cambio de modelo económico para rescatar el Estado de lobistas, políticos y funcionarios inescrupulosos.

Las movilizaciones en todo el país mostraron el amplio malestar de la ciudadanía y su exigencia de cambios inmediatos frente a los cuales el presidente Martín Vizcarra ha tenido que tomar posición. Consideramos que el llamado a un referéndum abre el debate sobre la situación de crisis y otorga al pueblo la posibilidad de expresarse sobre temas claves como el sistema de justicia, la reforma política o la reelección de congresistas. Es importante que el referéndum se lleve a cabo lo más pronto posible y debemos evitar que la mayoría parlamentaria liderada por la Señora K bloquee esta iniciativa. El presidente tiene el deber de llevar esta decisión hasta el final y de ser necesario aplicar la cuestión de confianza y cerrar el actual Congreso.

Sin embargo, dada la magnitud de la crisis, la convocatoria a referéndum resulta importante pero insuficiente. Todo el sistema político, sus instituciones y el modelo económico que lo sostiene están atravesados por la corrupción, las mafias y el abuso de poder. Necesitamos una reforma integral, un nuevo pacto entre peruanos y peruanas que se plasme en una nueva Constitución producto de la voz del soberano vía una Asamblea Constituyente. Esto requiere abrir un diálogo con la gente sobre el Estado que necesitamos, los proyectos estratégicos que debemos defender, el uso de nuestros recursos y los derechos que se deben garantizar para que todos y todas podamos gozar de una vida digna.

Sólo la movilización popular, la organización y el involucramiento activo de las y los peruanos puede asegurar que recuperamos el país y ganemos la batalla contra los corruptos que hoy han secuestrado nuestra Patria. El fujimorismo y los grupos de poder económico están trabajando también por recomponerse, por no perder sus privilegios. Hacemos un llamado a todas las fuerzas democráticas, a las organizaciones populares, sindicatos, gremios estudiantiles, organizaciones indígenas y de mujeres a empujar los cambios que el país necesita.

¡Nueva Constitución para un Nuevo Perú!

A recuperar el Perú y la democracia para la gente

En los últimos días los peruanos y peruanas hemos escuchado con estupor cómo jueces y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) –la institución que nombra y asciende a los jueces y fiscales- arreglan los concursos para favorecer a su gente, contratan personas y empresas para pagar favores y blindan a sus socios políticos. Escuchamos con indignación cómo uno de ellos incluso negocia con un caso de violación a una niña de 11 años, ofreciendo rebajar la pena al violador o incluso declararlo inocente.

 

Desde el Movimiento Nuevo Perú hemos exigido que estos jueces y miembros del CNM dejen sus funciones inmediatamente y que se les investigue y sancione en los fueros correspondientes para que nunca más vuelvan al Sistema de justicia. Así mismo, hemos planteado que se detengan todos los nombramientos u otras decisiones de este CNM para impedir que los corruptos intenten blindarse.

 

Sin embargo, sabemos que no estamos ante casos aislados sino ante mafias que han cooptado el Sistema de justicia y redes de tráfico de influencias para blindar a los corruptos, incluidos a los que están involucrados en el caso Odebrecht. Por eso, se debe reestructurar completamente el CNM para purgarlo de los corruptos y establecer mecanismos de selección de sus miembros que den garantías de probidad y transparencia.

 

Pero la crisis y la corrupción no están solo en el CNM. Todo el sistema está podrido. Hubo crisis y corrupción en todos los últimos gobiernos, las hay en el Congreso, en el sistema electoral y en el sistema de justicia. Nuestra democracia está secuestrada por bandas de mafiosos y lobistas que solo se preocupan por sus negocios e impunidades. Amparados en las reglas establecidas en la Constitución del 93 quieren seguir rematando nuestros recursos mientras nos dejan migajas, explotando a los trabajadores, exonerando impuestos a los grandazos mientras le suben el combustible a las familias, negándole justicia a las víctimas de la corrupción, de la violencia y del machismo, negándole educación integral y para la igualdad a nuestros hijos, negando la historia y falseando la memoria.

 

No podemos esperar que ellos mismos cambien esta situación que han generado y mantenido. No lo van a hacer. Por eso los ciudadanos debemos organizarnos, movilizarnos y exigir que se vayan todos los corruptos y recuperar el Estado y la Democracia para la gente, con nuevas reglas que se consagren en un nuevo pacto entre peruanos: una nueva Constitución. Salgamos todas y todos a las calles este 19 de julio en la Jornada Nacional de Lucha para recuperar el Perú.

 

 

¡Nuevas elecciones con nuevas reglas!

¡Nueva Constitución para un Nuevo Perú!

 

MOVIMIENTO NUEVO PERÚ

10 de julio 2018

Revalorando el rol y profesión de los maestros y maestras

La educación pública en nuestro país se encuentra en una situación crítica.  La infraestructura de muchas escuelas es deplorable y la inversión estatal por estudiante es de las más bajas de América Latina. El Estado no garantiza una educación gratuita y de calidad para todos, sino apenas la “libertad” de los padres de “elegir” los centros educativos en los que estudiarán sus hijos. Ante el abandono de la escuela pública, los padres optan por centros privados. Es decir, se promueve la mercantilización de la educación y no se garantiza el derecho a la misma. Esa es una de las reglas que deben cambiarse en la Constitución  para darle futuro a la niñez peruana y salir de la crisis en la que se encuentra el sistema educativo.

 

Esa crisis también se evidencia en la situación del magisterio. Pese a que el gobierno se comprometió a incrementar la remuneración docente a 1 UIT al 2021 no se evidencian avances concretos. Tampoco se aprecian mejoras en la implementación de la carrera pública magisterial, que no prioriza la capacitación del profesor, incrementa la cantidad de maestros contratados y mantiene el sesgo punitivo en las evaluaciones. La carrera pública magisterial debe mejorar integralmente, revalorando la profesión docente y priorizando su capacitación permanente.

 

A esta grave crisis se suma la existencia de sectores políticos conservadores y religiosos, que encuentran en el fujimorismo su vocero político natural, interesados en imponer su visión sesgada de la historia y sus creencias particulares.  El MINEDU debe garantizar que los niños y niñas reciban una educación basada en la realidad y la evidencia científica, histórica y pedagógica, una educación en y para la igualdad.

 

Desde el Nuevo Perú, consideramos que, para superar la actual crisis educativa, es urgente realizar cambios constitucionales, cambios en las reglas de juego. La educación no puede ser vista como mercancía y debe responder a una política de Estado que garantice los recursos y presupuestos necesarios. También afirmamos, como lo hicimos durante la huelga docente del 2017, que ninguna “reforma” puede sostenerse en la precarización de las y los docentes, con maestros desvalorizados y estigmatizados como los culpables de las falencias de la educación pública. En ese sentido, nos solidarizamos con los y las maestras que vienen luchando por una mejor educación y condiciones de trabajo, y exigimos que el gobierno dé cumplimiento a los compromisos asumidos el año pasado, revalorando su rol y su profesión.

 

Contamos con los maestros y maestras del Perú para garantizar que los niños y niñas reciban una educación de calidad, con enfoque intercultural y de género, con perspectiva crítica, innovadora y solidaria.

 

Movimiento Nuevo Perú

6 de julio del 2018

Para un Gobierno y un Congreso de la gente y para la gente

Tras la salida de PPK, desde el Nuevo Perú afirmamos que, para superar esta crisis generalizada y estructural, el gobierno de Vizcarra tenía la tarea histórica de iniciar una transición hacia una democracia de y para la gente con reformas profundas y urgentes. No se trata, pues, de un caso aislado sino de una corrupción generalizada en la clase política y empresarial, promovida por las reglas de juego electorales y un sistema consagrado en la Constitución del 93 que ha permitido el secuestro de nuestra democracia por parte del poder económico.

 

Le planteamos, entonces, al Sr. Vizcarra y al país, la necesidad de enfrentar decididamente la corrupción, cambiando los mecanismos que la facilitan e institucionalizan, de reactivar la economía de la gente y de promover una reforma electoral integral para poner fin a la penetración del dinero ilícito en la política y cerrarle el paso a los corruptos, lobistas y narcos.

 

Sin embargo, el Sr. Vizcarra ha preferido simplemente “voltear la página” como si la crisis política no existiera. Ha optado por el continuismo económico pretendiendo enfrentar la baja recaudación tributaria afectando a las familias peruanas antes que cobrar las millonarias exoneraciones a las grandes empresas. Ha pretendido una “gobernabilidad” en las alturas dándole concesiones a un fujimorismo cada vez más arrebatado que ha hecho del Congreso su chacra, caja chica y agencia de empleo, y que protege a congresistas vinculados con el narcotráfico y la corrupción.

 

Con un gobierno débil y sin rumbo y una mayoría parlamentaria más preocupada por sus gollerías y su impunidad, nuestras instituciones se debilitan y pierden legitimidad ante la ciudadanía. Con justa razón, miles de peruanas y peruanos se han movilizado en las últimas semanas expresando su repudio a esta política y a estas prácticas. Desde el Nuevo Perú adherimos a la aspiración de cambio de la gente, respaldamos las movilizaciones que se han llevado a cabo de manera pacífica y las que se preparan en las próximas semanas.

 

Esta situación no da más. Pero esta crisis no se resolverá con salidas facilistas o autoritarias, requiere una salida profundamente democrática en manos del pueblo soberano: NUEVAS ELECCIONES CON NUEVAS REGLAS. Si no se cambian las reglas electorales previamente tendremos que elegir entre los mismos de siempre, los que han generado esta crisis, y nuevamente se impondrán como siempre los que más dinero tienen o lo reciben de sus financistas (grandes empresas, narcotráfico, actividades ilegales, etc.). Necesitamos una reforma electoral para abrir y renovar la política a nuevas voces y sectores hoy excluidos, cerrando el paso al dinero sucio, al narcotráfico y a los lobistas que luego cobran el favor con obras a dedo o leyes a medida.

 

Es tiempo de recuperar nuestro Estado y nuestra Democracia para la gente y avanzar hacia un diálogo nacional que encamine un nuevo pacto entre peruanos, sobre la base de la soberanía, la justicia y la igualdad, consagrado en una nueva Constitución para un Nuevo Perú.

 

 

¡Nuevas elecciones con nuevas reglas!

¡Nueva Constitución para un Nuevo Perú!

 

MOIMIENTO NUEVO PERÚ

7 de junio 2018

Por los derechos de los pueblos indígenas y la defensa del medio ambiente

Entre el 2008 y 2009 el gobierno de Alan García aprobó numerosos decretos legislativos dirigidos a parcelar y privatizar los territorios indígenas, desencadenando actos de protesta en diferentes partes del país. Estado no brindo atención adecuada ni oportuna a los persistentes y legítimos reclamos planteados por los pueblos indígenas amazónicos, muy por el contrario, su respuesta fue una violenta represión cuyo lamentable hito culminante fue el llamado “Baguazo”, acaecido un día como hoy 5 de junio del 2009, con el lamentable saldo de 33 personas fallecidas, 1 desaparecido y 200 heridos.

 

A nueve años del este terrible suceso que enluto a familias, las acciones por “modernizar” el régimen de propiedad de los territorios de los pueblos indígenas ha sido continuadas por los sucesivos gobiernos, menoscabado sistemáticamente sus derechos. A ello se suma, las múltiples modificaciones en el campo penal, que han venido criminalizando la protesta social. Por ello, exigimos el pleno respeto a los derechos individuales y colectivos de todos nuestros pueblos, y en particular de los pueblos indígenas cuyas voces han sido históricamente relegadas.

 

Creemos en un Perú en el que la justicia nos haga reconciliarnos entre peruanos/as y en el que todos los responsables de sucesos como el de Bagua, sean finalmente sancionados. Creemos en un país en el que el Estado cuide el medio ambiente, garantizando que la inversión sea ambientalmente sostenible y respetuosa de los derechos fundamentales de las personas. El derecho a la consulta previa debe ser efectivamente ejercido, especialmente en los territorios donde se desarrollan actividades extractivas.

 

Demandamos al Estado y a las autoridades de sus distintos poderes, a realizar una labor que fortalezca los lazos con la ciudadanía, que se reconozca la diversidad étnico cultural que existe en nuestro país y que lo enriquece, que se respeten los derechos de los pueblos indígenas. El crecimiento económico no puede ir reñido con la dignidad de las personas ni puede ser a costa de devastar el planeta, la única casa común que tenemos.

 

¡Bagua Nunca más!

¡Por los Derechos de los Pueblos Indígenas!

Por la defensa y cuidado del medio ambiente