Etiqueta: corrupción

A recuperar el Perú y la democracia para la gente

En los últimos días los peruanos y peruanas hemos escuchado con estupor cómo jueces y miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) –la institución que nombra y asciende a los jueces y fiscales- arreglan los concursos para favorecer a su gente, contratan personas y empresas para pagar favores y blindan a sus socios políticos. Escuchamos con indignación cómo uno de ellos incluso negocia con un caso de violación a una niña de 11 años, ofreciendo rebajar la pena al violador o incluso declararlo inocente.

 

Desde el Movimiento Nuevo Perú hemos exigido que estos jueces y miembros del CNM dejen sus funciones inmediatamente y que se les investigue y sancione en los fueros correspondientes para que nunca más vuelvan al Sistema de justicia. Así mismo, hemos planteado que se detengan todos los nombramientos u otras decisiones de este CNM para impedir que los corruptos intenten blindarse.

 

Sin embargo, sabemos que no estamos ante casos aislados sino ante mafias que han cooptado el Sistema de justicia y redes de tráfico de influencias para blindar a los corruptos, incluidos a los que están involucrados en el caso Odebrecht. Por eso, se debe reestructurar completamente el CNM para purgarlo de los corruptos y establecer mecanismos de selección de sus miembros que den garantías de probidad y transparencia.

 

Pero la crisis y la corrupción no están solo en el CNM. Todo el sistema está podrido. Hubo crisis y corrupción en todos los últimos gobiernos, las hay en el Congreso, en el sistema electoral y en el sistema de justicia. Nuestra democracia está secuestrada por bandas de mafiosos y lobistas que solo se preocupan por sus negocios e impunidades. Amparados en las reglas establecidas en la Constitución del 93 quieren seguir rematando nuestros recursos mientras nos dejan migajas, explotando a los trabajadores, exonerando impuestos a los grandazos mientras le suben el combustible a las familias, negándole justicia a las víctimas de la corrupción, de la violencia y del machismo, negándole educación integral y para la igualdad a nuestros hijos, negando la historia y falseando la memoria.

 

No podemos esperar que ellos mismos cambien esta situación que han generado y mantenido. No lo van a hacer. Por eso los ciudadanos debemos organizarnos, movilizarnos y exigir que se vayan todos los corruptos y recuperar el Estado y la Democracia para la gente, con nuevas reglas que se consagren en un nuevo pacto entre peruanos: una nueva Constitución. Salgamos todas y todos a las calles este 19 de julio en la Jornada Nacional de Lucha para recuperar el Perú.

 

 

¡Nuevas elecciones con nuevas reglas!

¡Nueva Constitución para un Nuevo Perú!

 

MOVIMIENTO NUEVO PERÚ

10 de julio 2018

Para un Gobierno y un Congreso de la gente y para la gente

Tras la salida de PPK, desde el Nuevo Perú afirmamos que, para superar esta crisis generalizada y estructural, el gobierno de Vizcarra tenía la tarea histórica de iniciar una transición hacia una democracia de y para la gente con reformas profundas y urgentes. No se trata, pues, de un caso aislado sino de una corrupción generalizada en la clase política y empresarial, promovida por las reglas de juego electorales y un sistema consagrado en la Constitución del 93 que ha permitido el secuestro de nuestra democracia por parte del poder económico.

 

Le planteamos, entonces, al Sr. Vizcarra y al país, la necesidad de enfrentar decididamente la corrupción, cambiando los mecanismos que la facilitan e institucionalizan, de reactivar la economía de la gente y de promover una reforma electoral integral para poner fin a la penetración del dinero ilícito en la política y cerrarle el paso a los corruptos, lobistas y narcos.

 

Sin embargo, el Sr. Vizcarra ha preferido simplemente “voltear la página” como si la crisis política no existiera. Ha optado por el continuismo económico pretendiendo enfrentar la baja recaudación tributaria afectando a las familias peruanas antes que cobrar las millonarias exoneraciones a las grandes empresas. Ha pretendido una “gobernabilidad” en las alturas dándole concesiones a un fujimorismo cada vez más arrebatado que ha hecho del Congreso su chacra, caja chica y agencia de empleo, y que protege a congresistas vinculados con el narcotráfico y la corrupción.

 

Con un gobierno débil y sin rumbo y una mayoría parlamentaria más preocupada por sus gollerías y su impunidad, nuestras instituciones se debilitan y pierden legitimidad ante la ciudadanía. Con justa razón, miles de peruanas y peruanos se han movilizado en las últimas semanas expresando su repudio a esta política y a estas prácticas. Desde el Nuevo Perú adherimos a la aspiración de cambio de la gente, respaldamos las movilizaciones que se han llevado a cabo de manera pacífica y las que se preparan en las próximas semanas.

 

Esta situación no da más. Pero esta crisis no se resolverá con salidas facilistas o autoritarias, requiere una salida profundamente democrática en manos del pueblo soberano: NUEVAS ELECCIONES CON NUEVAS REGLAS. Si no se cambian las reglas electorales previamente tendremos que elegir entre los mismos de siempre, los que han generado esta crisis, y nuevamente se impondrán como siempre los que más dinero tienen o lo reciben de sus financistas (grandes empresas, narcotráfico, actividades ilegales, etc.). Necesitamos una reforma electoral para abrir y renovar la política a nuevas voces y sectores hoy excluidos, cerrando el paso al dinero sucio, al narcotráfico y a los lobistas que luego cobran el favor con obras a dedo o leyes a medida.

 

Es tiempo de recuperar nuestro Estado y nuestra Democracia para la gente y avanzar hacia un diálogo nacional que encamine un nuevo pacto entre peruanos, sobre la base de la soberanía, la justicia y la igualdad, consagrado en una nueva Constitución para un Nuevo Perú.

 

 

¡Nuevas elecciones con nuevas reglas!

¡Nueva Constitución para un Nuevo Perú!

 

MOIMIENTO NUEVO PERÚ

7 de junio 2018

Un Nuevo Perú para acabar con la corrupción

Hoy la ciudadanía es testigo de cómo la elite política y los grandes empresarios han venido saqueando el país. Surgen evidencias de un cartel de empresas nacionales asociadas a empresas constructoras extranjeras que armaban bolsas para sobornar a altas autoridades con el fin de lograr contratos y adendas que les generaron enormes ganancias a costa del erario nacional. Vemos también cómo estas empresas financiaban campañas electorales para asegurarse los favores de quienes accedían a cargos de responsabilidad. Resultado de esos casos tenemos a dos ex Presidentes presos, uno con orden de captura internacional y otro con investigación abierta (AG). Keiko Fujimori y otros rostros de su partido, como Joaquín Ramírez y Jose Chlimper, también están vinculados con investigaciones por lavado de activos y financiación ilegal. Ya han sido detenidos cinco directivos de tres grandes empresas constructoras. El mismo Presidente de la República Pedro Pablo Kuczynski tiene que aclarar sus vínculos con las empresas que prestaron asesoría a Odebrecht mientras fue Ministro de Estado e inmediatamente después. También han quedado en evidencia los vínculos de la ex alcaldesa de Lima Susana Villarán y la empresa Odebrecht, siendo urgente investigar a fondo esta relación, establecer responsabilidad y sancionar como corresponde.

 

Desde nuestro movimiento apoyamos los esfuerzos que realiza la Fiscalía de la Nación y el Poder Judicial para investigar los casos de corrupción. Hemos denunciado -y lo seguimos haciendo- los intentos del Fujimorismo y el Aprismo por frenar estas investigaciones con ataques a quienes están a la cabeza de estas instituciones para capturarlas y lograr impunidad. Eso no nos impide exigir celeridad e imparcialidad en las investigaciones, pues todos los corruptos deben ser medidos con la misma vara.

 

Consideramos que los casos de corrupción no son hechos aislados. La colusión de empresarios con líderes políticos y funcionarios ha caracterizado toda nuestra historia republicana. Lo que hoy estamos viendo ha ocurrido antes: políticos y funcionarios entregan la explotación de nuestros recursos a grandes empresas extranjeras y luego se asocian con empresarios nacionales para manejar las rentas que esos recursos generan. Así fue la explotación del salitre, del guano, de la pesca, del petróleo y ahora de la minería. Unos pocos se enriquecen y el pueblo sigue empobrecido.

 

Desde el Movimiento Nuevo Perú, a poco de realizar nuestro Primer Congreso Nacional, planteamos la necesidad de continuar con las investigaciones en curso, pero también de empezar a aplicar dos reformas orientadas a frenar la corrupción:

 

  1. La regulación del financiamiento privado de las campañas electorales y de la compra de espacios publicitarios en medios de comunicación. El estado debe proveer de financiamiento a las campañas de los partidos y los medios deben asignar espacios gratuitos durante las campañas electorales.
  2. La reforma total de Pro Inversión y del sistema de licitaciones y de administración de contratos relacionados con las grandes obras públicas, para asegurar su absoluta transparencia e impedir su manejo corrupto.

 

Para acabar con la corrupción también es indispensable que la población se ponga de pie y haga retroceder a las fuerzas que quieren amedrentar y controlar a los encargados de impartir justicia para garantizar su impunidad. Por eso nos sumamos a la Marcha Nacional Contra el Golpe y la Corrupción.

 

Rumbo al 2021, proclamamos la necesidad de una Segunda Independencia para la Refundación de la República Peruana y de una Nueva Constitución que sea expresión de la lucha por la justicia social, el respeto y la sostenibilidad con la naturaleza.

 

04 de diciembre del 2017

 

GRUPO IMPULSOR NACIONAL

BANCADA NUEVO PERÚ