Etiqueta: referendum

El pueblo habló y pide más cambios. 5 tareas urgentes posreferéndum

La importante participación ciudadana en el referéndum del 9 de diciembre es la afirmación de la soberanía popular como esencia de la democracia. El pueblo ha hablado y ha expresado su contundente rechazo a la mayoría parlamentaria y a una manera de hacer política autoritaria, lobista y corrupta. Este Parlamento, en la práctica, ha sido censurado por la gente.

 

La ciudadanía ha demandado, entonces, un cambio profundo encaminado a la recuperación de la justicia y la democracia para ponerlas al servicio del pueblo. Por ello, desde el Nuevo Perú ratificamos la necesidad de impulsar el diálogo y la movilización ciudadana para garantizar que los cambios se den y que se den a favor del pueblo.

 

Hoy, tras el referéndum, consideramos que éstas son las tareas urgentes:

 

  1. Garantizar que las investigaciones por corrupción lleguen hasta el final. Sabemos que los investigados seguirán buscando entorpecer la justicia, utilizando su mayoría en el Parlamento o a su fiscal de la Nación. Debemos estar vigilantes para impedir que esto ocurra.

 

  1. Garantizar que la Junta Nacional de Justicia aprobada en el referéndum se implemente con los más rigurosos criterios, con absoluta transparencia y garantizando la participación de las mujeres.

 

  1. Continuar la reforma política y renovar los partidos con cambios urgentes como la restricción de la inmunidad parlamentaria, las garantías de participación de las mujeres y los pueblos indígenas y nuevas reglas de juego para los partidos políticos. No basta con renovar las candidaturas, es necesario renovar los partidos o seguiremos teniendo representantes lobistas y corruptos.

 

  1. Impulsar más reformas anticorrupción para acabar con los lobbies. No podemos permitir que grandes empresas como Odebrecht, el Club de la construcción, mineras y petroleras sigan imponiendo leyes a medida, adendas infinitas a los contratos, sobrevaloraciones, exoneraciones tributarias y toda clase de beneficios económicos en perjuicio de la gente. No podemos seguir en este caos donde se impone el que más dinero tiene, necesitamos un Plan nacional de infraestructura y un nuevo sistema de contrataciones y APPs ordenado y transparente.
  2. Reactivar la economía y crear trabajo para la gente. En los últimos 3 años no se han creado empleos, pero hay cerca de un millón más de personas buscando trabajo. Recortar vacaciones o facilitar despidos como quiere la CONFIEP y el ministro de economía no es la solución, sólo reduciría el consumo y agravaría la crisis; lo que se necesita es reactivar la industria y la construcción aumentando la inversión pública, apoyando el agro reactivando el Agrobanco, poniendo en marcha el gasoducto del sur, eliminando las millonarias exoneraciones tributarias para invertir ese dinero en salud, educación, programas productivos, lucha contra la violencia hacia la mujer, etc.

 

Más allá de estos cambios urgentes, debemos seguir construyendo espacios de diálogo y trabajo conjunto con los diversos sectores y territorios del país, avanzando hacia un nuevo pacto entre los peruanos y peruanas consagrado en una nueva Constitución sobre la base de la soberanía, la justicia, la solidaridad y la democracia.

 

MOVIMIENTO NUEVO PERÚ

12 de diciembre 2018

El referéndum va

HACIA UNA NUEVA CONSTITUCIÓN

 

Transcurridos 40 días desde que el Presidente presentó las propuestas de reforma al Congreso, el Fujialanismo ha demostrado, una vez más, que está más preocupado en mantener sus redes de poder para blindarse y hacer sus negociazos que en impulsar los cambios urgentes. Por ello, saludamos que el Presidente haya planteado Cuestión de Confianza en torno al referéndum y creemos que debe mantenerse firme y, de ser necesario, cerrar el Congreso y convocar a nuevas elecciones. Por nuestra parte, respaldaremos la reforma del CNM, la eliminación de todo tipo de reelección, la bicameralidad sin mayor gasto y con una representación más cercana a los territorios y la gente (dejando el número de representantes y los mecanismos de elección para una ley posterior) y una mayor transparencia y fiscalización a los partidos políticos.

 

Sin embargo, debemos reiterar que, si bien las reformas planteadas por el Ejecutivo constituyen un primer paso, son insuficientes. Poco efecto tendrá establecer la no reelección o la bicameralidad, por ejemplo, si permitimos que corruptos, lobistas y personas vinculadas con el narcotráfico sigan en política. Para evitarlo, se debería no solo renovar candidaturas sino partidos políticos, restringir la inmunidad parlamentaria, establecer como delito recibir financiamiento de fuente ilícita, o prohibir la contratación privada de publicidad electoral en medios de comunicación porque ahí es donde se va la mayor parte del dinero sucio, entre otros cambios.

 

La crisis que vivimos evidencia que no podemos seguir poniendo parches a la Constitución fujimorista, la misma que ha permitido que el poder del dinero secuestre la democracia y la justicia. Necesitamos un cambio integral, un nuevo pacto entre peruanos para dejar atrás el entreguismo y la corrupción. Debemos abrir un gran diálogo y movilización nacional para impulsar una Asamblea Constituyente que garantice los cambios de fondo que nuestro país necesita, sobre la base de la soberanía, la justicia, la solidaridad y la democracia.

 

Entretanto, no podemos permitir que los grupos de poder económico sigan haciendo sus negociazos a costa de nuestros recursos y derechos, por ello, emplazamos al Presidente a rechazar la nueva ley de hidrocarburos que remata nuestros recursos reduciendo las regalías a porcentajes irrisorios y limita la consulta previa y la fiscalización ambiental poniendo en riesgo nuestro mar y nuestros bosques. Asimismo, denunciamos que el Presidente Vizcarra sigue a pie juntillas la política económica de PPK y sus predecesores, generando la drástica caída del empleo y de los ingresos de las familias peruanas, al mismo tiempo que mantiene – ¿a pedido de la Señora K? – las millonarias exoneraciones tributarias a grandes empresas que hoy deberían recuperarse para generar empleo en sectores productivos y de servicios y para mejorar la salud y la educación.

 

Junto a la ciudadanía, a las y los jóvenes, mujeres, trabajadores, pueblos indígenas, organizaciones sociales y políticas democráticas estaremos vigilantes y movilizados para garantizar que todas las investigaciones contra los corruptos lleguen hasta el final, para que el referéndum se lleve a cabo y para avanzar hacia una Nueva Constitución desde la gente y para la gente.

 

Movimiento Nuevo Perú

17 de setiembre 2018

Referéndum y Asamblea Constituyente con la gente

Los últimos meses nuestro país ha vivido diversos episodios de una crisis de gran magnitud. A las investigaciones del caso Odebretch, que revelaron cómo la corrupción incluía a los principales actores empresariales y políticos, le siguió el destape de los audios de la vergüenza evidenciando que la corrupción del Sistema de Justicia involucraba magistrados, políticos y empresarios mafiosos. Como Nuevo Perú lo afirmamos desde el inicio: la crisis es profunda y enfrentarla requiere involucrar a la ciudadanía impulsando reformas de fondo en temas cruciales como la lucha contra la corrupción, la reforma político electoral y el cambio de modelo económico para rescatar el Estado de lobistas, políticos y funcionarios inescrupulosos.

Las movilizaciones en todo el país mostraron el amplio malestar de la ciudadanía y su exigencia de cambios inmediatos frente a los cuales el presidente Martín Vizcarra ha tenido que tomar posición. Consideramos que el llamado a un referéndum abre el debate sobre la situación de crisis y otorga al pueblo la posibilidad de expresarse sobre temas claves como el sistema de justicia, la reforma política o la reelección de congresistas. Es importante que el referéndum se lleve a cabo lo más pronto posible y debemos evitar que la mayoría parlamentaria liderada por la Señora K bloquee esta iniciativa. El presidente tiene el deber de llevar esta decisión hasta el final y de ser necesario aplicar la cuestión de confianza y cerrar el actual Congreso.

Sin embargo, dada la magnitud de la crisis, la convocatoria a referéndum resulta importante pero insuficiente. Todo el sistema político, sus instituciones y el modelo económico que lo sostiene están atravesados por la corrupción, las mafias y el abuso de poder. Necesitamos una reforma integral, un nuevo pacto entre peruanos y peruanas que se plasme en una nueva Constitución producto de la voz del soberano vía una Asamblea Constituyente. Esto requiere abrir un diálogo con la gente sobre el Estado que necesitamos, los proyectos estratégicos que debemos defender, el uso de nuestros recursos y los derechos que se deben garantizar para que todos y todas podamos gozar de una vida digna.

Sólo la movilización popular, la organización y el involucramiento activo de las y los peruanos puede asegurar que recuperamos el país y ganemos la batalla contra los corruptos que hoy han secuestrado nuestra Patria. El fujimorismo y los grupos de poder económico están trabajando también por recomponerse, por no perder sus privilegios. Hacemos un llamado a todas las fuerzas democráticas, a las organizaciones populares, sindicatos, gremios estudiantiles, organizaciones indígenas y de mujeres a empujar los cambios que el país necesita.

¡Nueva Constitución para un Nuevo Perú!