Etiqueta: Violencia

Mejoramos el marco legal para luchar contra la violencia hacia las mujeres

Esta semana se publicó en el Diario oficial El Peruano la ley 30862. Esta ley, que tiene como base proyectos presentados por nuestros congresistas Indira Huilca y Oracio Pacori, ayudará en la lucha contra la violencia hacia las mujeres, que alcanza niveles alarmantes en nuestro país.

 

La norma permite considerar como “violencia patrimonial” contra mujeres y niños el no pago de la pensión de alimentos y, además, que las víctimas denuncien una agresión sin necesidad de presentar evidencias físicas ni resultados de exámenes y pericias físicas y/o psicológicas.

 

La ley aprobada también permite mejorar la protección hacia las víctimas, ya que en muchas ocasiones la agresión llega a niveles mayores luego de las denuncias. Ahora los juzgados tendrán que entregar medidas de protección a las víctimas de forma más rápida. Además la ley garantiza la prioridad de los casos de violencia severa y explicita la posibilidad de que las autoridades lleguen hasta los domicilios para proteger a los y a las denunciantes. En caso de que los agresores sean miembros de la Policía o de las Fuerzas Armadas, exige a estas instituciones que retiren el permiso de portar armas.

 

Un detalle que esta ley no pasa por alto es la garantía de presupuesto, ya que todas las medidas aprobadas no se pueden materializar sin el apoyo económico del Estado. La ley incluye el diseño de un programa presupuestal que permita el cumplimiento de estas medidas.

 

Por un Perú libre de violencia hacia las mujeres y los niños ¡Seguimos trabajando!

Defender la vida y la integridad de nuestras niñas siempre

La violencia sexual contra las mujeres y en especial contra las niñas que afecta a nuestro país, alcanza niveles alarmantes y requiere de nuestra acción inmediata. La última semana la noticia del secuestro, violación y asesinato de Jimena, niña de 11 años que asistía a un curso vacacional en la Comisaria de San Juan de Lurigancho, nos llenó de indignación y dolor. Lamentablemente no es un hecho aislado; según datos del SIS, los últimos cinco años 11,781 niñas de entre 9 y 14 años fueron madres producto de violaciones. Todos los días, en distintos lugares del país, la rabia y el miedo embargan a miles de mujeres que deben lidiar con violencia y acoso callejero. Todos los días, miles de familias de diferentes niveles socio económicos -y no solo los “pobres” como dijo la premier Araoz- viven con temor de que sus niñas sean atacadas aun por personas cercanas o miembros de la familia.

 

No podemos esperar que más niñas sean violadas y asesinadas para tomar conciencia del drama que viven las niñas y mujeres. Como Estado y sociedad aún no hemos hecho lo suficiente para enfrentar esta emergencia nacional que nos debe movilizar a todas y todos para que se sancione efectivamente a los acosadores y violadores, pero sobre todo para que se asuman acciones de prevención, porque la realidad ha demostrado que las penas más drásticas no bastan para disuadir.

 

Demandamos a las autoridades, de todos los sectores, sumar esfuerzos para afrontar esta emergencia. Debemos principalmente prevenir que estos hechos de violencia ocurran y para ello necesitamos educar en la casa, en la escuela, en los medios de comunicación, enseñar a los niños y niñas que las mujeres no son objetos, empoderar a las niñas, educarlas con confianza y seguridad. Debemos también sancionar, exigir que sobre estos sujetos caiga todo el peso de la ley y asegurar que instituciones como la Policía y el Poder Judicial afronten el tema con celeridad y no con desidia. Desde el Movimiento Nuevo Perú venimos trabajando (tanto desde el Congreso como desde nuestras bases) para que el Estado y la sociedad desarrollen medidas concretas de prevención y sanción a la violencia y siempre estaremos dispuestos a sumarnos a iniciativas que apunten a frenar esta problemática. Pero esta justa indignación no puede ser aprovechada por políticos que pretenden hacer creer que la pena de muerte es la solución, con ello, solo buscan ocultar la urgente necesidad de realizar cambios a todo nivel.

 

Como Movimiento Nuevo Perú nos solidarizamos con los familiares de las víctimas de la violencia de género y exigimos que el Estado tome medidas urgentes para prevenir y atender esta emergencia. Nuestra opción siempre será defender la vida y la integridad de todos y todas, sobre todo de nuestras niñas, que merecen un mundo mejor del que tenemos, por eso trabajamos, por que puedan vivir con esperanza y alegría. Hoy participaremos de la movilización en apoyo a los familiares de Jimena, y mostrando nuestro rechazo a los actos de violencia y agresión, no vamos a dejar que este y muchos otros casos queden en la impunidad y el olvido, es momento de construir una sociedad que garantice la vida plena de mujeres y niñas.

 

 

¡Justicia para Jimena!

¡Por una vida plena y libre de violencia para nuestras niñas!

Por un Nuevo Perú libre de violencia hacia las mujeres

Empecemos por casa.

 

Ante los hechos de público conocimiento que incluyen a dos miembros de nuestro Movimiento, el Grupo Impulsor Nacional expresa lo siguiente:

Reiteramos nuestro absoluto rechazo a toda forma de violencia hacia las mujeres, venga de donde venga y cualquiera sea el espacio en el que se dé.

Expresamos nuestra plena solidaridad con la compañera que ha sido agredida y garantizaremos el acompañamiento que requiera.

Hemos tomado conocimiento de la carta de renuncia del señor Abraham Valencia y hemos procedido a su separación definitiva de todos sus cargos y de su militancia en nuestra organización.

Hemos constituido un Comité de ética nacional que funcionará hasta el Congreso fundacional. Esta instancia investigará y sancionará todos los casos de violencia que pudieran producirse en nuestra organización, con especial prioridad y cuidado en los casos de violencia hacia las mujeres.

Este hecho confirma que la violencia hacia las mujeres es un problema que atraviesa todos los espacios públicos y privados. En el Nuevo Perú nos comprometemos a seguir haciendo todos los esfuerzos necesarios para erradicar este tipo de violencia, implementando de manera efectiva las Garantías de Participación Plena de las Mujeres que rige en nuestra organización, porque consideramos indispensable la coherencia entre nuestros posicionamientos públicos y nuestra vida partidaria e incluso personal.

Exhortamos a nuestra militancia a la reflexión y rechazo ante la reproducción de prácticas machistas al interior de la organización, así como al esfuerzo por construir nuevas masculinidades que reflejen la construcción de un Nuevo Perú libre de violencia y de cualquier tipo de discriminación.

 

Grupo Impulsor Nacional

Movimiento Nuevo Perú