Categorías
Artículos

CUARENTENA SIN FEMINICIDIOS

CUARENTENA SIN FEMINICIDIOS

Lucía Alvites S.

En esta situación de emergencia que vivimos, las mujeres tienen una especial vulnerabilidad que debe llamar la atención y poner en el centro del debate su protección y medidas que garanticen sus derechos fundamentales a la vida y la dignidad.

El reporte dado ayer por la Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables revela que en 16 días se recibieron 5 mil 438 llamadas a la línea 100. Fueron atendidas 538 mujeres agredidas y 43 casos de violación, de las cuales 27 fueron niñas. Cada día, en promedio, 33 mujeres fueron agredidas. Tres mujeres y niñas fueron violadas. Por supuesto, en esta estadística hay una gran cifra oculta de casos que no han salido aún de las cuatro paredes en los que ocurren porque son mujeres que no tienen ninguna posibilidad de denunciar.

El año pasado tuvimos el lamentable record de feminicidios de la década, con 16 mujeres asesinadas en razón de su género. De acuerdo al reporte estadístico del Ministerio de la Mujer el 25% de feminicidios ocurrieron en las casas de las víctimas y el 6% en las casas de los agresores. Este mismo reporte constata que el 39% de feminicidas fueron los esposos o convivientes. Los hogares no son un lugar seguro para las mujeres, suelen ser el epicentro del infierno que viven las víctimas de violencia en nuestro país.

El machismo no ha cesado por la emergencia, convive y se agudiza en esta cuarentena, donde el estrés por la incertidumbre y la precariedad económica exacerba su violencia en los propios hogares. Por eso se necesita desplegar todos los recursos del Estado para proteger la vida de las mujeres y detener la violencia perversa que nos asesina sistemáticamente.

Es crucial reforzar la línea 100, como un canal de atención que hoy no puede fallar a las mujeres que deciden denunciar. Si es el caso se debe convocar voluntarias/os que ayuden a que ninguna víctima quede desatendida en esta crisis. También debemos implementar mecanismos que den seguimiento riguroso a todas las denuncias de violencia en el último año, especialmente las clasificadas como de riesgo moderado y severo. Esto es fundamental para proteger la vida de las mujeres que pudieran estar en riesgo hoy. Por último, se deben establecer las facilidades para que, por medios digitales, se puedan emitir resoluciones de medidas de protección hacia las mujeres.

Hoy, y siempre, el centro de nuestras prioridades debe ser la vida de las mujeres. El Estado tiene que garantizar una cuarentena sin feminicidios y libre de violencia contra nosotras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *